Cabeceros de cama, los reyes del dormitorio